MAYEUTICA - Institución Psicoanalítica

SECCIÓN CLÍNICA
Fundamentos de los ejes de trabajo del ciclo 2015-2016 y programa de actividades propuesto al Consejo Directivo para este año en curso

De inicio, un primer interrogante se abrió en la primera de nuestras reuniones de trabajo, que de inmediato ha sido puesto a trabajar: el para qué de la así llamada Sección Clínica en nuestra Institución.
• ¿Para artificiar diversos modos de interrogar al analista en tanto tal en su función, cada vez que adviene, en transferencia? De manera tal que para que esos artificios lo encuentren cada vez a punto de decir sobre su práctica, cabe que lo acometa cierta prisa a declarar sus razones en esa experiencia clínica que comporta “lo Real en tanto que imposible a soportar”- y no de soportar-
• Si la práctica “es el que se diga en un análisis” …
• ¿Qué es transmisible de dicha práctica?
• ¿Cómo se trasmite?
• ¿Qué dirección indican los artificios para la transmisión de la clínica psicoanalítica, siendo que se intenta la transmisión de una experiencia intransmisible?
• De entrada, ¿es dable afirmar de la clínica: ese artificio en el que intentamos mostrar las rectificaciones- y por qué no- también las ratificaciones de las relaciones del sujeto con lo Real?

En este orden, comenzaremos diciendo con Lacan que: “… la clínica psicoanalítica debe consistir no solamente en interrogar al análisis, sino en interrogar a los analistas, a los fines de que ellos rindan cuenta [transmitan] de lo que su práctica tiene de azarosa, que justifique a Freud de haber existido. La clínica psicoanalítica nos debe ayudar a relativer la experiencia freudiana. Es una elucubración de Freud. He colaborado en eso, lo que no es una razón para que yo ahí la sostenga. De todas maneras hay que darse cuenta de que el psicoanálisis no es una ciencia, no es una ciencia exacta.”
Aunque también nos invite a:
“Sin embargo, no estaría mal que quizá el analista dé cierto testimonio de que sabe qué es lo que hace. Si hace algo, decir, no sería excesivo espero que, de lo que hace, dé testimonio de cierta manera.

Ahora bien y dicho lo cual, en este ciclo que comenzamos (2015-2016), nuestra propuesta se vertebrará sobre estos ejes:
:
* Revisitar cada uno de los artificios que hayan hecho surco en Mayéutica, ya que por el juego de lo instituido-instituyente dado en hablar en ellos, se van tornando descentralizados y abiertos y así a los efectos de poner a prueba su eficacia, cada vez, cabe apelar a la autoridad de la escritura, la cual “sabría limpiar, fijar y devolverles su esplendor”. Al estar de Gil Calvo, cabe considerar que con la institución pionera del habla ocurre lo mismo que con las otras instituciones, “son adúlteras, sacrílegas y blasfemas, deseando con pasión poder traducirse y traicionarse”; caracterización esta de la que no escapan los artificios inventados en nuestra Institución, en pos de la ocurrencia de la transmisión de la clínica psicoanalítica.

* Volver una vez más, sobre la diferenciación entre práctica, praxis y clínica, específicamente a raíz de cuestiones planteadas por la transmisión. Por ejemplo: ¿El que se diga…en y de la práctica analítica hace a lo imposible de transmitir en lo que se dice en un psicoanálisis, en la presentación clínica? Si de lo que se trata es de reinventar el psicoanálisis cada vez, entonces, habrá sido produciendo una dimensión de exotopía (Bajtín) en lo trabajado al interrogar desde su saber-hacer lo que no se había planteado; cabe decir que la respuesta encontrada en el propio hacer, se abre al enigma de Otro saber-hacer escudriñable en los maestros. O sea, no se trata de volver sobre el punto de partida luego de recorrer el periplo seguido por los maestros, puesto que lo recorrido ya no implica un retorno inscribible mediante un círculo – copia - sino que requiere el movimiento de un ocho interior, que retrofunda allí eso: su saber-hacer psicoanalítico
Digámoslo de otra manera: En este pasaje (en puntos suspensivos) que artificiamos de diversos modos, de la intensión – esto es decir: la manipulación transferencial, el maniobrar con ella, esa habilidad del trabajo con las mots, labilidad inicial de la lengua flexible, apropiándosela - cómo hacer para denunciarla - tal cual realiza la palabra de manera performativa, viene de nuncio haciéndose anunciar - transmitiéndola en la extensión de la presentación clínica de un analista en la Institución


* Proseguir en el ahondamiento - hace tiempo comenzado en Mayéutica- en desentrañar la función que le cabe al publikum – como fue encontrado por Freud- en los artificios clínicos y situar la importancia de su lugar en la escena pública; en ese pasaje complejo de lo privado a lo público de la Institución. En sus avatares de palabra ha devenido el de público elegido, tal el que compone la platea de amateurs. En el S. XIX, se extendió tanto, al punto hacerse el nombre que designa a un curso público, a un seminario

Por último, es nuestro designio, hacer lugar en cada actividad que propiciemos desde la Sección Clínica, tanto como en nuestro trabajo cotidiano al interior de la misma, el procurar dejarnos enseñar por lo aprehendido en Freud y Lacan, poniéndolo en acto:
“Es exactamente lo que nos dice Freud cuando tenemos un caso en análisis, nos recomienda no ponerlo por adelantado en un casillero. Quisiera que escuchásemos, si me permiten la expresión, con total independencia respecto a todos los conocimientos adquiridos por nosotros, que sintamos lo que enfrentamos, a saber, la particularidad de un caso. Es muy difícil porque lo propio de una experiencia es preparar casillas. Nos es muy difícil a nosotros, hombres o mujeres, con experiencia, no juzgar acerca de ese caso que está funcionando y elaborando en su análisis, de no recordar en relación a él otros casos. Cualquiera sea nuestra pretendida libertad –pues en esa libertad es imposible creer- resulta claro que no podemos barrer con lo que es nuestra experiencia. Freud insiste mucho al respecto y si esto fuese comprendido, daría quizá la vía hacia un modo harto diferente de intervención –pero no puede serlo.”